Claves de apoyo a estudiantes de piano

Si eres padre o madre, tus hijos reciben clases de piano y tú nunca has tenido acercamiento al mundo de la música, debes saber que hay una serie de elementos que debes cuidar. Porque estudiar música es en ocasiones pesado y los avances no se perciben, aquí os damos 5 claves de apoyo a estudiantes de piano para que sepáis ayudarles y sobre todo animarles a continuar pese a los momentos complicados.

No se puede faltar a clase.

En serio, las clases de piano no son como las de futbol… Y esto es quizás una de las claves de apoyo más importantes. Siempre con sentido común y desde la coherencia que debéis aplicar los padres para valorar la importancia de las actividades; salvo que tengas un imprevisto serio, el alumno debe asistir a clase. Tener deberes extra, un cumpleaños de un amigo o estar cansado, no son razones para faltar.

 

Hay que tocar todos los días. 

¡Da igual que sean 5 minutos! Pero el hecho de acercarte al piano, sentarte, leer la partitura, y volver a enfrentarte por un momento al reto de tocar, contribuye muchísimo más de lo que os podéis imaginar. Además de que este acto instruye al alumno en la responsabilidad para con las clases. Le hace ser perseverante y ordenado.

 

Ensayar no significa tocar una pieza de principio a fin.

Es más, la práctica del piano a menudo consiste en ir avanzando por diferentes partes de la obra, y será el propio profesor el que indicará al alumno cómo tiene que avanzar en casa. En mi caso, los deberes suele ser una parte muy clara de mis clases, si hace falta se deja por escrito las actividades a realizar por el alumno, siempre buscando que no haya dudas de cómo continuar terminada la clase.

 

Hay que comprar libros de música.

En serio, es muy importante. Después de todos los años que llevo en el mundo de la música, me he dado cuenta que existe una relación directa entre la capacidad de avance del alumno y la cantidad de literatura que ha ido usando en su aprendizaje. Hablar con el profesor es siempre el primer paso, aunque lo más probable es que sea este quien se dirija a los padres para indicarles el uso de las distintas referencias que hay.

 

El alumno debería ir aprendiendo nuevas piezas cada dos semanas (por lo menos!).

Cuantificar el número de piezas no sirve para nada, pero es cierto que si un alumno no va cambiando de piezas en un periodo de tiempo, significa que algo está yendo mal en sus clases. Quizás no esté avanzando suficiente en sus deberes en casa, o quizás sea el profesor quien está manteniendo un ritmo demasiado lento en sus clases. Muy probablemente el profesor tendrá una explicación de ello, así que sería interesante hablar con él y entender el por qué.