Músicos y Compositores


Piano Train Trips – Un libro para aprender a tocar disfrutando


Piano Train Trips Clases de Piano

Hacía tiempo que teníamos ganas de publicar el post de hoy. Y es que parece que poco a poco, el panorama de la enseñanza musical en España está cambiando de la mano de un grupo de músicos que llevábamos años sin conformarnos con los métodos tradicionales. En esta ocasión te hablamos de Piano Train Trips, el libro recientemente publicado por Juan Cabeza, autor del proyecto megustaelpiano.com. Y os aseguramos que no es un libro cualquiera… hablamos de 18 estudios y 13 ejercicios que denotan estilo, muchísimo gusto y una mentalidad que invita al alumno a descubrir la música de otra forma. Una forma que encaja a la perfección con nuestra metodología de enseñanza, con la filosofía de aprendizaje que queremos para nuestros alumnos. A continuación pasamos a contaros el porqué:

Estudios evocadores.

Y es que esto resulta muy atractivo para el alumno. Con ello se consigue, a diferencia de los estudios tradicionales de corte más clásico, que el alumno aprecie sonoridades y armonías mucho más contemporáneas y asequibles para el oído actual. En definitiva, los tiempos cambian, y la música a la que estamos expuestos en el día a día también. Por ello facilitar al alumno el trabajo de reconocimiento y memorización, acercando los estudios a los estilos armónicos actuales, simplifica mucho el proceso de aprendizaje. Para conseguirlo Piano Train Trips emplea armonías de tipo modal y texturas pianísticas cercanas a lo que se conoce como el “neo minimalismo“. Figuras emblemáticas de este movimiento podrían ser Federico Einaudi (de quien ya te hablamos hace poco), Nico Muhly, Philip Glass, Yann Tiersen.

 

Estructuras de fácil aprendizaje.

Sin duda alguna uno de los elementos principales del éxito del libro. Y es que en música, la gran mayoría de ocasiones, si es sencillo vale por dos; en este caso Juan utiliza una sección principal que es repetida con ligeras variaciones, permitiendo una fácil memorización para todo tipo de alumnos.

Acorde como base del estudio.

Casi todos los estudios toman como base el acorde, añadiéndole un patrón rítmico que permite generar lo que llamamos “textura“. De esta forma es posible analizar desde un primer momento, y de forma clara para el alumno, qué es lo que se está tocando: acordes, notas extrañas, disposición interválica, etc… Y es que no sabéis la gran ayuda que significa esto para un aprendizaje correcto y estructurado. Para que os hagáis una idea, permite afianzar muy bien los pilares básicos para el correcto entendimiento de una partitura, nos da juego a los profesores para que los alumnos relacionen la música que tocan con la que leen, y en definitiva permite avanzar rápido para que un alumno sin una habilidad analítica desarrollada, pueda ser consciente de lo que toca.

Un estudio para cada técnica.

Y es que cada estudio del libro busca desarrollar técnicas pianísticas concretas. Es decir, abarca todas las técnicas y articulaciones básicas a las que se tiene que enfrentar un alumno que quiera aprender bien. Con lo cual es un libro muy completo que cubre plenamente el elenco de actividades técnicas.

De verdad, no es cuestión de gusto, sino de sensibilidad, y estos estudios demuestran elegancia y unas ganas de hacer las cosas de otra forma. Así que no podemos más que recomendarlos tal y como nosotros hacemos con todos nuestros alumnos. Recordad que tanto un buen profesor como un buen alumno debe ir atesorando una biblioteca musical en casa con la que ir trabajando poco a poco (ya os lo contábamos hace tiempo en nuestro famoso post Cuánto cuestan las clases de piano) así que si tenéis que comprar un libro de estudios, no lo dudéis con Piano Train Trips!

Antón García Abril – Gaviotas (Piano)


El repertorio que preparamos en Naaramartinez&Co. con nuestros alumnos es de lo más variado la verdad… Desde Mecano hasta Satie pasando por Tchaikovsky. Suponemos que es uno de los aspectos que más valoran nuestros alumnos, el hecho de que como profesores seamos capaces de preparar con ellos piezas tanto clásicas como contemporáneas. Es más, a nosotros nos viene genial porque así nos reciclamos, escuchamos todo tipo de música y descubrimos nuevos compositores!

Sin embargo hoy venimos con un clásico Español que nos encanta y del que ya pudisteis escuchar algo en otra edición de Live at Home. Estamos hablando de Antón García Abril, y en concreto de la pieza Gaviotas que ha preparado nuestro alumno Renato. Y es que este compositor Español de piezas clásicas tanto para cine como televisión tiene una delicadeza admirable para crear sinfonías influenciadas por la vanguardia y la tradición nacionalista española.

Entre sus obras más famosas se encuentra la música para voz y piano editadas en disco por Ainhoa Artera, el himno de Aragón (que le fue encargado por las cortes y que es su obra oficial desde 1989) así como diversas bandas sonoras (Los Santos Inocentes, El Hombre y la Tierra, etc…)

Os dejamos pues con esta pieza que nos encanta no sólo por su sonoridad, sino por lo bien que la toca Renato. ¡Felicidades!

Lo que James Rhodes nos ha enseñado para las clases de piano


James Rhodes Clases de Piano

James Rhodes en el programa Salvados de Jordi Évole

Hoy mismo ha sido emitido el programa de Jordi Évole (Salvados) sobre James Rhodes. Y la verdad es que nos ha enseñado muchas de las cosas que contamos en las clases de piano. Hacía tiempo que habíamos leído su libro Instrumental: Memorias de Música, Medicina y Locura y realmente nos encantó; una historia vital increíble de un músico que ha vivido situaciones verdaderamente complicadas, pero que gracias a la música ha sabido salir adelante.

Pero más allá de su historia personal, para nosotros James Rhodes es el representante de una forma diferente de vivir la música clásica. Es el impulsor de una mentalidad abierta que aboga por difundir y facilitar el acceso a los clásicos, de favorecer su entendimiento, de ayudar a que la gente la entienda y la disfrute. Pues bien, esto es lo que James Rhodes nos ha enseñado para las clases de piano.

  1. Comentando las piezas con el público antes de tocarlas.

    Esto es esencial… ¿Tan difícil era que se le hubiese ocurrido a alguien? Claro que no, pero los músicos profesionales son partícipes de ese halo de prestigio y elitismo que pone fronteras entre público e intérpretes. Explicando las obras, haciendo una introducción que permita al público entender la situación personal del compositor, contextualizar su momento vital, son claves que ayudan a evocar y entender la música, consiguiendo que el público no sólo atienda a un concierto sino a un proceso de aprendizaje a través de la música.

  2. Practica el piano todos los días, despacio, poco a poco. ¡Pero TODOS los días!

    No es nada nuevo… pero si en algo insistimos en clase es en lo importante que es repetir todos los días, aunque sea poco tiempo. James dice algo que a menudo muchos músicos no se atreven a revelar: la música no es tan complicada. Los músicos no son gente especial. Al revés, como casi todo en la vida, es cuestión de repetición, de ensayo y error. Y todos, todos podemos aprender a tocar música y disfrutarla.

  3. Cuando todo parece perdido, siempre habrá una melodía que nos haga seguir adelante.

    Y es que en la época que James Rhodes pasó internado en un psiquiátrico, la música de Bach y Glenn Gould fue su salvación. Los médicos no le permitían escuchar ni tocar música, sin embargo un amigo de James consiguió introducir un pequeño iPod que Rhodes usaría bajo las sábanas. Fue en ese momento cuando supo que quizás había todavía una oportunidad, quizás no todo estaba perdido.

Por supuesto que son aprendizajes de sentido común, pero no hay muchos intérpretes profesionales que hayan sido capaces de defender y divulgar estas ideas. Es por ello que James Rhodes nos parece un verdadero líder; alguien con la valentía y el arrojo para enfrentarse a un mundo clásico para renovarlo y hacerlo más asequible a la mayoría. Aquí os dejamos un link al programa por si o habéis podido disfrutarlo. Es totalmente recomendable. Que lo disfrutéis.

La enseñanza musical en Suiza


El otro día un alumno me recomendó ver la entrevista que realizó Risto Mejide a Carlos Jean dentro un capítulo de entrevistas en su programa El Rincón de Pensar.

Carlos Jean y Risto Mejide en La música al Rincón

Se trata de una interesante reflexión sobre el mundo de la música a lo largo de 4 entrevistas a 4 personalidades notorias en la escena musical Española. A nosotros nos ha parecido especialmente atractiva la parte en la que Carlos Jean (el afamado productor musical) reflexiona sobre la situación educativa de la música en España, el papel secundario que juega la música en el curriculum educativo hoy día y la forma en la que la sociedad española consume música. Y es que es cierto, en nuestro país tradicionalmente se le ha dado muy poca importancia a las enseñanzas artísticas. Con la actual ley (LOMCE) han desaparecido las asignaturas optativas de Música de 4º de ESO y Bachillerato, desvaneciendo cualquier atisbo de sensibilidad musical en los estudiantes de las escuelas. Y esto nos lleva a compararnos con otros países y observar que resultados tienen. Por ejemplo Suiza, un ídolo económico al que muchos países querrían parecerse en lo económico y productivo. Y entonces nos encontramos lo siguiente:

Screen Shot 2016-01-31 at 13.26.48

No es ninguna broma, allá por el 2012 se celebró en el país Helvético un referendum por el cual su población pueblo aprobó una reforma constitucional para reforzar la enseñanza musical en la educación básica. Una especie de blindaje por el cual, el 72,7% de la población confirmaba su interés en proteger y fomentar la enseñanza de música a lo largo de las diferentes etapas educativas en sus escuelas. De esta forma se equiparaba la música a otras áreas como las matemáticas, la física, o la enseñanza de las diferentes lenguas que se hablan en el país. Además, el programa incluirá un fomento de aquellos estudiantes más valiosos para que continúen sus estudios en conservatorios y escuelas de prestigio.

Como sabemos que tenemos muchos lectores esparcidos por el mundo, os preguntamos: ¿qué tal es la enseñanza musical en vuestros países? ¿consideráis que tiene la presencia suficiente como para educar a los jóvenes la sensibilidad musical necesaria?

Las 3 canciones navideñas más famosas


villancicos famosos

Cada Navidad familias y amigos de todo el mundo se juntan en torno al piano para tocar y cantar villancicos y clásicos invernales que hacen de este periodo unas fechas especialmente musicales. Algunas de estas canciones fueron compuestas hace cientos de años y las historias que hay detrás de ellas son fascinantes. Así que como varios alumnos me habéis preguntado por de ellas, aquí va una lista con curiosidades de algunos famosos villancicos.

White Christmas – Irving Berlin

Es el clásico de los clásicos. Según el libro Guinness, se trata del single más vendido de todos los tiempos, con unas ventas estimadas en más de 50 millones de copias en todo el mundo. El primero en llevarla a los escenarios fue el gran Bing Crosby en la Navidad de 1941, aunque Irving compuso el tema allá por el verano de 1940 junto a la piscina del hotel Baltimore en Phoenix, Arizona. Más tarde, Irving trató de prohibir a radios de todo el país la emisión de la versión que Elvis grabó, parece que no se llevaban muy bien y no le gustó la versión que hizo.

Jingle Bells – James Lord Pierpont

Lo que es considerado como un villancico típico de Navidad, fue originalmente compuesto para el día de Acción de Gracias. La historia es algo confusa, ya que el supuesto compositor Pierpont escribió el tema en mientras vivía en Medford (Massachusetts). Sin embargo, la ciudad de Savannah reclama la originalidad de la composición ya que fue allí donde la registró 6 años más tarde. Es, en cualquier caso, uno de los temas navideños más escuchados y el primer villancico en ser reproducido fuera de la tierra cuando Frank Borman y Jim Lovell usaron campanas y una harmónica para tocarla en 1965 mientras orbitaban Gemini 7.

I’ll be home for Christmas – Bing Crosby

Y aunque fue Crosby quien la llevó al estrellato (convirtiéndola en un hit de la Billboard), fue escrita por Kim Gannon y Walter Kent. Si bien la historia de esta canción está ligada con las tropas norteamericanas en la segunda guerra mundial, la curiosidad viene, de nuevo, de la mano de dos astronautas. En 1965 los mismos Frank Borman y Jim Lovell que tocaron Jingle Bells en el espacio, pidieron a la NASA que reprodujese este tema por el sistema de comunicaciones que les mantenía el contacto.

Y vosotros, ¿tenéis algún villancico o canción invernal favorita? Aquí os dejamos nuestro villancico de este año, ¡qué lo disfrutéis!

El oído absoluto


oido_absoluto_blog_clases_de_piano

Supongo que muchos sabéis que una de las razones por las que Mozart es quien fue, eran sus dotes extraordinarias para la música, y entre ellas el famoso oído absoluto. Y como resulta ser este un tema bastante desconocido entre los no-músicos, con una especie de halo de misterio que lo rodea, hemos decidido escribir sobre ello para desmitificarlo, explicarlo, y contar alguna anécdota graciosa al respecto. Empecemos por el principio.

¿Qué es el oído absoluto?

Podríamos decir que se trata de la capacidad innata para identificar una nota musical por su nombre sin la ayuda de una referencia externa (un instrumento por ejemplo). Sí, habéis leído bien, innata ya que se nace con ella, porque en contra de algunas teorías que afirman puede adquirirse con entrenamiento, multitud de estudios demuestran que no es posible ejercitar el cerebro para conseguirlo. El caso es que se trata de una propiedad verdaderamente sorprendente que en muchas ocasiones la gente no es consciente de tener. No en el caso de los músicos, para los que resulta una herramienta super útil.

¿Son todo ventajas?

No nos engañemos, para un músico es casi como un regalo divino. Supone tener una memoria auditiva que ayuda bastante en la preparación de obras, por no hablar de la capacidad para inmediatamente identificar cuando alguien se va de tono… Pero sí que es cierto que si hubiese que poner un “pero”, podríamos hablar de ciertas incomodidades como por ejemplo:

  • Imaginad que una obra se transporta de una tonalidad a otra con el fin de poder ser tocada por otro instrumento. Pues bien, en esta situación, los músicos con oído absoluto notarán cierta frustración al entender una pérdida de esplendor en la obra por haber sido cambiada su tonalidad original. ¿Y qué tiene la tonalidad original? Bueno, en teoría un compositor elegirá aquella que haga brillar al máximo la composición.
  • Otros acusan una fatiga auditiva en conciertos al acudir como público. Vamos, que tras dos horas, su cerebro se satura del torrente de notas que su mente identifica constantemente.

¿Qué compositores tienen oído absoluto?

En la historia de la música hay grandes compositores y músicos que no tuvieron oído absoluto, por ejemplo Haydn, Wagner, Stravinski… Sin embargo otros como Beethoven, Schubert o Bach, sí que lo tenían. También en la escena Pop/Rock actual, como Michael Jackson, a quien le recuerdan estar ensayando un tema de 5 minutos perfectamente entonado durante 3 horas. O Mariah Carey, quien con tan sólo 4 años cantaba tal cual canciones que su madre escuchaba por la radio. También rockeros de pro, como Jimmy Hendrix, del que las historias cuentan que cuando estaba aprendiendo a tocar la guitarra, era tan pobre que no pudo permitirse un afinador, y entonces acudió a una tienda de instrumentos para poder tocar las cuerdas de una guitarra afinada, memorizarlo y acto seguido volver a casa para afinar la suya.

Tipos de oído absoluto

Como en todo, existen diferentes niveles:

  • Oído absoluto pasivo: serán aquellos que, siendo músicos (y por tanto tengan conocimientos de solfeo) sean capaces de identificar las notas individuales que escuchen especificando la tonalidad de la composición. Es interesante destacar que si bien habíamos comentado que uno de cada diez mil habitantes tienen oído absoluto, el ratio entre personas autistas aumenta a uno de cada veinte, lo cual no hace más que destacar la inteligencia de las personas con este trastorno. 
  • Oído absoluto activo: estos serían los que, sin tener que escuchar una nota, sean capaces de emitir un sonido correctamente identificado. Vamos, que a la voz de “dame un Do!” respondan con un perfecto “Doooo” y a la voz de “Dame un La!” entonen un perfecto “La”.
  • Oído absoluto muy fino: este es el nivel “persona con cerebro de afinador”, o lo que es lo mismo, que serían capaces de escuchar una nota e incluso apuntar las ligeras desviaciones que pueda tener. Aquí el ratio de personas con esta propiedad desciende todavía más y resulta ser bastante extraña. 

El oído absoluto, un proceso cognitivo

Otra de las curiosidades es que el oído absoluto no resulta ser una propiedad de los seres humanos. Los lobos, o los muchos pájaros cantores, disponen de oído absoluto, permitiéndoles entonar y usar sus propiedades en su día a día. Y esto es precisamente lo que hizo pensar a la comunidad científica, que el oído absoluto podría ser más bien una habilidad lingüística (y por tanto un proceso cognitivo) más que una habilidad musical. Sin embargo, existe un consenso generalizado para afirmar que sea una cuestión genética, probablemente relacionada con un gen dominante autosómico. Digamos que podría ser algo inculcado o transmitido por la predisposición y el nivel de exposición de las personas a una cultura y formación concreta.

Y vosotros, ¿tenéis oído absoluto?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies