Padres


Lo que James Rhodes nos ha enseñado para las clases de piano


James Rhodes Clases de Piano

James Rhodes en el programa Salvados de Jordi Évole

Hoy mismo ha sido emitido el programa de Jordi Évole (Salvados) sobre James Rhodes. Y la verdad es que nos ha enseñado muchas de las cosas que contamos en las clases de piano. Hacía tiempo que habíamos leído su libro Instrumental: Memorias de Música, Medicina y Locura y realmente nos encantó; una historia vital increíble de un músico que ha vivido situaciones verdaderamente complicadas, pero que gracias a la música ha sabido salir adelante.

Pero más allá de su historia personal, para nosotros James Rhodes es el representante de una forma diferente de vivir la música clásica. Es el impulsor de una mentalidad abierta que aboga por difundir y facilitar el acceso a los clásicos, de favorecer su entendimiento, de ayudar a que la gente la entienda y la disfrute. Pues bien, esto es lo que James Rhodes nos ha enseñado para las clases de piano.

  1. Comentando las piezas con el público antes de tocarlas.

    Esto es esencial… ¿Tan difícil era que se le hubiese ocurrido a alguien? Claro que no, pero los músicos profesionales son partícipes de ese halo de prestigio y elitismo que pone fronteras entre público e intérpretes. Explicando las obras, haciendo una introducción que permita al público entender la situación personal del compositor, contextualizar su momento vital, son claves que ayudan a evocar y entender la música, consiguiendo que el público no sólo atienda a un concierto sino a un proceso de aprendizaje a través de la música.

  2. Practica el piano todos los días, despacio, poco a poco. ¡Pero TODOS los días!

    No es nada nuevo… pero si en algo insistimos en clase es en lo importante que es repetir todos los días, aunque sea poco tiempo. James dice algo que a menudo muchos músicos no se atreven a revelar: la música no es tan complicada. Los músicos no son gente especial. Al revés, como casi todo en la vida, es cuestión de repetición, de ensayo y error. Y todos, todos podemos aprender a tocar música y disfrutarla.

  3. Cuando todo parece perdido, siempre habrá una melodía que nos haga seguir adelante.

    Y es que en la época que James Rhodes pasó internado en un psiquiátrico, la música de Bach y Glenn Gould fue su salvación. Los médicos no le permitían escuchar ni tocar música, sin embargo un amigo de James consiguió introducir un pequeño iPod que Rhodes usaría bajo las sábanas. Fue en ese momento cuando supo que quizás había todavía una oportunidad, quizás no todo estaba perdido.

Por supuesto que son aprendizajes de sentido común, pero no hay muchos intérpretes profesionales que hayan sido capaces de defender y divulgar estas ideas. Es por ello que James Rhodes nos parece un verdadero líder; alguien con la valentía y el arrojo para enfrentarse a un mundo clásico para renovarlo y hacerlo más asequible a la mayoría. Aquí os dejamos un link al programa por si o habéis podido disfrutarlo. Es totalmente recomendable. Que lo disfrutéis.

Clases de Piano para superar la depresión postvacacional


postvacacional

Todos los años ocurre lo mismo: acabas de volver de las merecidas vacaciones veraniegas, sin embargo parece como si nunca te hubieses ido. Te cuesta conciliar el sueño o concentrarte, sientes una sensación constante de cansancio y apatía, incluso un malestar físico y cierta irritabilidad. Bien, no te preocupes, estás sufriendo uno o varios síntomas de lo que se conoce como estrés postvacacional. Y es complicado porque no existe consenso en la comunidad médica para reconocer dicha dolencia. Sin embargo, otras fuentes confirman que la incidencia es en al menos un 30% de los trabajadores en activo.

¿Pero qué es en realidad la depresión postvacacional​?

 Se trata simplemente de un proceso de adaptación a la rutina. No es una enfermedad mental, tampoco una somatización de síntomas, solamente un estadio de recuperación de la rutina laboral tras un periodo de descanso y desconexión. Y si bien la mayoría de las personas que lo sufren se recuperan en una media de 15 días, existen casos en los que pasado ese tiempo continúa la apatía. Es por ello que desde Naara Martínez & Co. te presentamos una de las claves que te ayudará a encontrar el equilibrio necesario para volver a sentirte bien, a continuación te indicamos cómo las clases de piano pueden ayudarte:

Cómo superar el estrés postvacacional

Está más que probado que la música reconforta, desinhibe y sobre todo ayuda a hacerte mirar las cosas desde otro punto de vista. Pero además de todo esto, tiene muchos otros beneficios.

  • Las clases te dan una rutina. Y es que no hay nada mejor que entrar en una rutina diaria para que cuerpo y mente se adapte a la nueva realidad diaria. Tener un calendario de clases te ordena el tiempo, te evade del estrés diario y sobre todo te facilita la vuelta a la regularidad.
  • Un nuevo reto, un nuevo aliciente. Hace ya años que existen multitud de estudios que confirman los beneficios de establecer pequeños objetivos a corto y medio plazo tanto en la vida como en el trabajo. Multitud de pequeñas victorias que actúan como la consecución de una gran meta. La música es una de esas disciplinas en las que el premio conseguido supone una gran sensación de satisfacción.

Y lo de siempre, recuerda que por delante hay un par de meses con bastantes horas de luz, tiempo agradable y varios festivos que te permitirán seguir desconectando. Paciencia y cuando menos te lo esperes estarás totalmente inmerso en la vorágine diaria 😀

Getbrain: Taller de música electrónica para niños


ElectrokidsTallerMúsicaElectrónicaNiños

En esta ocasión, desde Naara Martínez & Co. queremos recomendaros una experiencia para vuestros hijos que no estamos acostumbrados a ver en la agenda educativa Madrileña. Se trata de Gebtrain: taller de música electrónica para niños que imparte nuestro profesor Xalo G. Gayoso este viernes en Madrid. Un evento de aproximación a la música hecha con máquinas que además se convierte en un verdadero proceso creativo que descubrirá un mundo de posibilidades a los niños y niñas que participen en el taller. No os lo perdáis porque es una oportunidad única para desarrollar las capacidades musicales de vuestros hijos mediante juegos y actividades que promocionan su sensibilidad artística e intelectual. Para más información, podéis acudir a este enlace para registraros. ¡Muy recomendable!

¿Qué es el sistema silent piano?


Uno de los problemas que más acusamos los músicos tiene que ver con nuestros vecinos. Como podéis imaginar, las horas de ensayo no benefician en nuestra relación con la comunidad, y pese a nuestro empeño por tocar bien y hacerles espectadores únicos de nuestro talento y ensayo diario, suelen ser habituales las quejas y reclamaciones.

Piano Yamaha b1 con sistema silent SG

En otros instrumentos también es complicado, pero en el caso del piano tenemos una solución tecnológica que nos permite tocar tranquilamente disfrutando de nuestro piano acústico: el sistema silent piano. Se trata de un invento electro-mecánico que permite silenciar el sonido que genera el piano cuando los macillos tocan las cuerdas del interior [Quizás te interese también nuestro post Cómo se transporta un Piano]. En paralelo, un sistema electrónico integrado en el piano, detecta las teclas que son tocadas por el pianista y genera señales MIDI correspondientes a las notas tocadas entregando su sonido a través de una salida de audio que el pianista escucha mediante cascos. Es decir, se anula la resonancia sonora del piano para convertir el sonido en una señal electrónica que se reproduce y entrega al pianista en forma de sonido a través de unos auriculares.

Mecánica

En términos de funcionamiento, los sistemas propietarios de cada marca funcionan de forma muy similar, así tenemos el Silent Piano con modelos SH y SG2 para Yamaha, y el Anytime de Kawai. En el caso de Steinway, montan el conocido PianoDisc aunque este sistema no es exlusivo de la marca norteamericana. En nuestro caso, podéis ver en la imagen anterior como el modelo de nuestro Yamaha es SG, en cualquier caso os recomendamos echarle un ojo a la lista de Yamaha en la que se indica la disponibilidad de sistemas dependiendo del modelo de piano. Su funcionamiento se activa encendiendo el interruptor del equipo electrónico y activando el pedal central, el cual activa el mecanismo que anula el golpe de los macillos sobre las cuerdas. Es al mismo tiempo cuando el detector electrónico de los sensores se activa, de tal forma que cuando las teclas son presionadas, el sistema detecta qué tecla ha interceptado la señal electrónica que se emite desde uno de los laterales.

Como se aprecia en la imagen superior (vista de la sección del piano) la parte superficial de la tecla (parte blanca y negra en el cuadrante superior izquierda de la imagen) tiene en un dispositivo en su zona inferior (lo que aparece remarcado con circunferencia roja) como el detector que en el momento en el que intercepta la señal electrónica, activa el sistema silent para generar el sonido de la tecla presionada. En la siguiente foto se muestran los elementos instalados en la parte inferior de las teclas que actúan de activadores para el sensor.

SensorPulsaciónSistemaSilent_Naaramartinez&co

En el siguiente vídeo podéis ver el procedimiento de construcción de un piano Yamaha con sistema Silent. Como podéis imaginar, añade un grado de complejidad al que ya de por si tiene el montaje de cualquier piano. Y es que una de las premisas de estos sistemas es mantener las mismas sensaciones de un piano acústico, sin que se altere ni modifique la calidad o propiedades de su construcción y sonoridad.

Funcionamiento

Hay cuatro opciones de funcionamiento:

  1. El silent apagado y el pedal sin accionar: El piano funciona en su forma tradicional. La instalación no afecta en ninguna de sus funciones ni sonoridades.
  2. El silent apagado y el pedal accionado: No suena nada. Ya que por un lado estamos activando el pedal que activa el mecanismo que impide el golpeo de cuerdas. Por otro lado, al estar el dispositivo electrónico apagado, no funciona el sistema de identificación de teclas tocas, por lo que no se genera señal sonora a través de los auriculares. Es por tanto una situación sin mucho sentido.
  3. El silent encendido y el pedal accionado: No suena de forma acústica (el pedal accionado evita el sonido genuino del piano) y al estar el dispositivo electrónico encendido, se genera señal por los auriculares.
  4. El silent encendido y el pedal sin accionar: El piano suena de forma tradicional y además se genera la señal electrónica, por lo que también se escucha a través de los auriculares. Este escenario puede ser interesante para aquellas situaciones en las que se busque grabar el piano a través de la salida analógica o digital del Silent, mientras que el pianista pueda a su vez escuchar su interpretación a través del sonido acústico del piano.

Mantenimiento

A decir verdad, no hay mucha información al respecto. Y es que estos sistemas llevan funcionando ya una decena de años, sin embargo no parece ser necesario, ni ha generado problemas comunes o comportamientos inesperados. Como mucho, podría ser deseable que con el paso de los años, aprovechando la apertura del piano para su afinación, se realizase una limpieza de las zonas que intervienen en el sistema de detección de teclas, retirando el polvo acumulado o posibles impurezas que pudiesen dificultar el correcto funcionamiento. En cualquier caso, como decimos no parece haber problemas documentados en la red, ni usuarios desconentos con su uso.

Para finalizar el post, os dejamos con un vídeo promocional de Yamaha en el que se muestra el funcionamiento en un piano de cola con el sistema SH. Y si estáis pensando en comprar un piano, no dudéis en considerar esta opción. Podréis ensayar a cualquier hora en casa y vuestros vecinos os lo agradecerán.

Padres en clases de piano ¿Si o no?


Padres que asisten a clases de piano de sus hijos

Si tenéis hijos que van a clases de piano (o cualquier otro instrumento) muy probablemente os habréis preguntado en alguna ocasión: ¿podría quedarme a las clases? Y en efecto, hay muchos padres que nos preguntan a los profesores si existe dicha posibilidad. Desde nuestra experiencia, la mayoría de profesores solemos preferir dar la clase a solas con el alumno, y la verdad es que existe una buena cantidad de razones que lo soportan:

  • Los alumnos cambian cuando no están sus padres.

    Es así, además casi sin excepción, todos pierden la vergüenza, se sienten más confiados en sus capacidades cuando se enfrentan a algo nuevo y les da “menos corte” compartir sus opiniones. Y siendo objetivos, todas estas ventajas son claves para que los alumnos mejoren en la práctica de un instrumento.

  • Los padres acaban haciendo de padres.

    Es una generalización, pero nuestra experiencia nos dice que las clases en las que los padres están delante, acaban comportándose como entrenadores de sus hijos, interrumpiendo para animar, ayudándoles a responder cuando el profesor pregunta, y en definitiva cortando el correcto hilo conductor de la clase.

  • En ocasiones, ¡a los profesores nos incomoda!

    No es precisamente mi caso, pero es cierto que hay profesores más tímidos y el hecho de tener a los padres en clase les hace pensar que su figura no adquiere el peso y la importancia que debería.

En definitiva, la clase de instrumento acaba siendo un momento entre profesor y alumno que los padres no deberían interrumpir para el correcto fluir de la lección. Pero, ¿y si los padres fuesen “invisibles”? Padres en clases de piano, ¿si o no?

Pues cuando son invisibles, entonces ocurre magia. Cuando los padres asumen un papel de mero espectador y adquieren la responsabilidad de mantenerse al tanto de las instrucciones del profesor, cuando esto ocurre y además sus hijos tienen la madurez suficiente como para poder evadirse de la mera presencia física de sus padres, entonces se da una situación envidiable que todos los padres, alumnos y profesores desearían alcanzar.

  • Los padres que atienden a clase estarán al tanto de las pautas y enseñanzas que imparte el profesor, permitiéndoles conocer el avance y progreso de sus hijos.
  • Los padres que atienden a clase sabrán los ejercicios que el alumno debe repasar durante la semana, permitiéndole ayudar o guíar (en casa) en aquellos momentos en los que el hijo se vea perdido o tenga dificultad.

Muchos estaréis pensando: “No tengo ni idea de música! ¿cómo le voy a ayudar?“. Pues bien, por mi experiencia los padres y madres que más ayudan a sus hijos en los deberes de música, son aquellos que no tienen un conocimiento previo musical ya que al no tener una base preconcebida de conocimientos, prestan con mayor atención las explicaciones de clase. ¡Es de verdad alucinante la capacidad de algunos padres para sintetizar e interiorizar mis explicaciones y luego recordárselas a sus hijos!

Entonces, mi consejo para aquellos profesores que queráis aceptar padres en las clases o que os estéis planteando hacerlo, es que sigáis la siguiente lista de normas que deben ser de estricto cumplimiento, ya que de lo contrario podrá ser la ruina de la clase:

  • Los padres no podrán intervenir en clase ni tocar el instrumento.

    No podrán hablar ni con su hijo ni con el profesor. Y por favor, si algún padre interrumpe para hacer comentarios del tipo “Pero qué bien toca mi niñ@” hacedle ver eso lo único que sirve es para suspender el correcto ritmo de la clase.

  • Su posición en el aula deberá estar fuera del campo de visión tanto del alumno como del profesor.

    Es decir, será un espectador invisible para ellos.

  • Los padres deben mostrarse involucrados.

    Por supuesto, ni que decir tiene que aceptar la presencia de padres en las clases sólo debería ser aceptado en caso de que los padres tengan una correcta y positiva involucración con la educación musical de sus hijos. No por divertimento, no como paso del tiempo. No se asiste a la clase de piano de los hijos “por ir”, y aprobar la asistencia será una decisión del profesor.

  • Repaso al cierre.

    Una vez acabada la clase, y con el alumno ya recogiendo instrumento, se podrá hacer una evaluación de la lección, repasar los puntos a estudiar por el alumno durante la semana y sobre todo comentar avances y retrocesos, pero siempre desde la profesionalidad, escuchando al profesor.

Así que padres, si estáis realmente involucrados en la educación musical de vuestros hijos, si realmente os interesa fomentar en ellos una sensibilidad artística que les permita apreciar la música como un arte, no dudéis en hablar con el profesor! Y si de igual forma queréis conseguir todo esto, pero por la razón que sea (falta de tiempo, dedicación, o simplemente consideráis que la clase es un momento entre profesor y alumno) es perfectamente entendible. Eso sí, sigue siendo necesario ayudar a vuestros hijos con los deberes sin mandar mensajes contradictorios… Si el profesor ha dicho que vuestro hijo toque despacio esa parte que tanto os gusta, no debéis alentarle a tocarlo más rapido o viceversa.

La enseñanza musical en Suiza


El otro día un alumno me recomendó ver la entrevista que realizó Risto Mejide a Carlos Jean dentro un capítulo de entrevistas en su programa El Rincón de Pensar.

Carlos Jean y Risto Mejide en La música al Rincón

Se trata de una interesante reflexión sobre el mundo de la música a lo largo de 4 entrevistas a 4 personalidades notorias en la escena musical Española. A nosotros nos ha parecido especialmente atractiva la parte en la que Carlos Jean (el afamado productor musical) reflexiona sobre la situación educativa de la música en España, el papel secundario que juega la música en el curriculum educativo hoy día y la forma en la que la sociedad española consume música. Y es que es cierto, en nuestro país tradicionalmente se le ha dado muy poca importancia a las enseñanzas artísticas. Con la actual ley (LOMCE) han desaparecido las asignaturas optativas de Música de 4º de ESO y Bachillerato, desvaneciendo cualquier atisbo de sensibilidad musical en los estudiantes de las escuelas. Y esto nos lleva a compararnos con otros países y observar que resultados tienen. Por ejemplo Suiza, un ídolo económico al que muchos países querrían parecerse en lo económico y productivo. Y entonces nos encontramos lo siguiente:

Screen Shot 2016-01-31 at 13.26.48

No es ninguna broma, allá por el 2012 se celebró en el país Helvético un referendum por el cual su población pueblo aprobó una reforma constitucional para reforzar la enseñanza musical en la educación básica. Una especie de blindaje por el cual, el 72,7% de la población confirmaba su interés en proteger y fomentar la enseñanza de música a lo largo de las diferentes etapas educativas en sus escuelas. De esta forma se equiparaba la música a otras áreas como las matemáticas, la física, o la enseñanza de las diferentes lenguas que se hablan en el país. Además, el programa incluirá un fomento de aquellos estudiantes más valiosos para que continúen sus estudios en conservatorios y escuelas de prestigio.

Como sabemos que tenemos muchos lectores esparcidos por el mundo, os preguntamos: ¿qué tal es la enseñanza musical en vuestros países? ¿consideráis que tiene la presencia suficiente como para educar a los jóvenes la sensibilidad musical necesaria?

El oído absoluto


oido_absoluto_blog_clases_de_piano

Supongo que muchos sabéis que una de las razones por las que Mozart es quien fue, eran sus dotes extraordinarias para la música, y entre ellas el famoso oído absoluto. Y como resulta ser este un tema bastante desconocido entre los no-músicos, con una especie de halo de misterio que lo rodea, hemos decidido escribir sobre ello para desmitificarlo, explicarlo, y contar alguna anécdota graciosa al respecto. Empecemos por el principio.

¿Qué es el oído absoluto?

Podríamos decir que se trata de la capacidad innata para identificar una nota musical por su nombre sin la ayuda de una referencia externa (un instrumento por ejemplo). Sí, habéis leído bien, innata ya que se nace con ella, porque en contra de algunas teorías que afirman puede adquirirse con entrenamiento, multitud de estudios demuestran que no es posible ejercitar el cerebro para conseguirlo. El caso es que se trata de una propiedad verdaderamente sorprendente que en muchas ocasiones la gente no es consciente de tener. No en el caso de los músicos, para los que resulta una herramienta super útil.

¿Son todo ventajas?

No nos engañemos, para un músico es casi como un regalo divino. Supone tener una memoria auditiva que ayuda bastante en la preparación de obras, por no hablar de la capacidad para inmediatamente identificar cuando alguien se va de tono… Pero sí que es cierto que si hubiese que poner un “pero”, podríamos hablar de ciertas incomodidades como por ejemplo:

  • Imaginad que una obra se transporta de una tonalidad a otra con el fin de poder ser tocada por otro instrumento. Pues bien, en esta situación, los músicos con oído absoluto notarán cierta frustración al entender una pérdida de esplendor en la obra por haber sido cambiada su tonalidad original. ¿Y qué tiene la tonalidad original? Bueno, en teoría un compositor elegirá aquella que haga brillar al máximo la composición.
  • Otros acusan una fatiga auditiva en conciertos al acudir como público. Vamos, que tras dos horas, su cerebro se satura del torrente de notas que su mente identifica constantemente.

¿Qué compositores tienen oído absoluto?

En la historia de la música hay grandes compositores y músicos que no tuvieron oído absoluto, por ejemplo Haydn, Wagner, Stravinski… Sin embargo otros como Beethoven, Schubert o Bach, sí que lo tenían. También en la escena Pop/Rock actual, como Michael Jackson, a quien le recuerdan estar ensayando un tema de 5 minutos perfectamente entonado durante 3 horas. O Mariah Carey, quien con tan sólo 4 años cantaba tal cual canciones que su madre escuchaba por la radio. También rockeros de pro, como Jimmy Hendrix, del que las historias cuentan que cuando estaba aprendiendo a tocar la guitarra, era tan pobre que no pudo permitirse un afinador, y entonces acudió a una tienda de instrumentos para poder tocar las cuerdas de una guitarra afinada, memorizarlo y acto seguido volver a casa para afinar la suya.

Tipos de oído absoluto

Como en todo, existen diferentes niveles:

  • Oído absoluto pasivo: serán aquellos que, siendo músicos (y por tanto tengan conocimientos de solfeo) sean capaces de identificar las notas individuales que escuchen especificando la tonalidad de la composición. Es interesante destacar que si bien habíamos comentado que uno de cada diez mil habitantes tienen oído absoluto, el ratio entre personas autistas aumenta a uno de cada veinte, lo cual no hace más que destacar la inteligencia de las personas con este trastorno. 
  • Oído absoluto activo: estos serían los que, sin tener que escuchar una nota, sean capaces de emitir un sonido correctamente identificado. Vamos, que a la voz de “dame un Do!” respondan con un perfecto “Doooo” y a la voz de “Dame un La!” entonen un perfecto “La”.
  • Oído absoluto muy fino: este es el nivel “persona con cerebro de afinador”, o lo que es lo mismo, que serían capaces de escuchar una nota e incluso apuntar las ligeras desviaciones que pueda tener. Aquí el ratio de personas con esta propiedad desciende todavía más y resulta ser bastante extraña. 

El oído absoluto, un proceso cognitivo

Otra de las curiosidades es que el oído absoluto no resulta ser una propiedad de los seres humanos. Los lobos, o los muchos pájaros cantores, disponen de oído absoluto, permitiéndoles entonar y usar sus propiedades en su día a día. Y esto es precisamente lo que hizo pensar a la comunidad científica, que el oído absoluto podría ser más bien una habilidad lingüística (y por tanto un proceso cognitivo) más que una habilidad musical. Sin embargo, existe un consenso generalizado para afirmar que sea una cuestión genética, probablemente relacionada con un gen dominante autosómico. Digamos que podría ser algo inculcado o transmitido por la predisposición y el nivel de exposición de las personas a una cultura y formación concreta.

Y vosotros, ¿tenéis oído absoluto?

El Método Willems. Volumen 2


MetodoWillems2

En el post anterior, hacíamos una introducción a la pedagogía Willems. En este post vamos a indagar un poco más en sus objetivos, los razonamientos que fundamentan el método, así como información referente al momento de la aplicación, a la clase en sí siguiendo esta pedagogía.

Una de las cosas que tendréis clara sobre Willems es que la música es considerada un lenguaje más, y como tal debe ser aprendido siguiendo el mismo proceso de imitación que todos seguimos cuando aprendemos la lengua materna: rodeándonos de los sonidos, imitándolos, repitiendo, y finalmente, construyendo oraciones que nos llevarán a leer y escribir.

Estructura

La forma en la que se estructura la educación musical, es entonces dividida en cuatro bloques secuenciales que permiten el avance progresivo de los conocimientos musicales del niño. Estos cuatro bloques son:

  • 1er bloque – Iniciación musical.

    Se trata de una primera fase de introducción en la que se busca que el alumno viva de primera mano los fenómenos musicales. Por supuesto, es un momento para conseguir despertar el interés, establecer una relación de cercanía e involucrar al alumno en la participación proactiva.

  • 2º bloque – Continuación al descubrimiento.

    Es una prolongación más consciente del 1º grado: por ejemplo, se dan ciertos fenómenos musicales auditivos y rítmicos para que se transcriben gráficamente, con mayor exigencia, más complicación para la memoria y más conciencia relativa.

  • 3er bloque – Iniciación del presolfeo.

    En este bloque, se van asentando todos los fenómenos vividos, transicionando de manera homogénea el paso del concreto al abstracto: ordenamientos diversos, lateralización del cuerpo, entre otros.

  • 4º Bloque – El solfeo viviente.

    Finalmente, el solfeo viviente en definitiva es una alfabetización considerada como un coronamiento de la educación musical, donde, además de la lectura y la escritura rítmica, melódica y armónica, la improvisación siempre está presente.

Es importante por otro lado, remarcar los principios psicológicos que sustentan la educación musical basada en este método, y hacer uso de un material oportuno que permita a los estudiantes practicar en el uso de la educación sensorial. En la Metodología Willems siempre se ha afirmado rotundamente que los elementos naturales (como la voz o el movimiento) son de gran importancia, y que por ello la base del aprendizaje está en impregnarse de la información recogida por los elementos sensoriales a la vez que desarrollemos una memoria y conciencia a través de la imitación y la invención (que no es otra cosa que el desarrollo intelectual a través de la creatividad)

Objetivos

Si hablamos de objetivos, está claro que todo gira en torno al ser humano y a favorecer y mejorar su desarrollo personal. Es por ello que cuando muchos padres preguntan por las metas que fijamos a principio de curso, nosotros siempre indicamos:

  • El correcto desarrollo del oído musical y del sentido rítmico, permitiendo preparar al alumno para el estudio y uso del lenguaje musical (solfeo) a corto-medio plazo, así como la de el uso de un instrumento musical.
  • Conseguir que los alumnos adquieran la capacidad de abstracción, permitiéndoles entender cuestiones complejas y desestructuradas, para convertirlas en cuestiones más sencillas y manejables. De esta forma, el correcto flujo de ideas que transicionan desde lo más natural de lo instintivo a la concentración, acabará convirtiendose en una rutina mental que pueda ser empleada ante cualquier cuestión vital.

¿Cómo se estructura una sesión Willems?

  1. El inicio se realiza a través de una Audición ya que es el cuando los alumnos están más receptivos y por tanto prestarán mayor atención. Es en este momento cuando se realizan las actividades que requieren mayor concentración.
  2. Acto seguido procedemos a trabajar con el ritmo, una actividad que requiere mayor dinamismo y movimiento corporal. De esta forma se desarrolla la atención y la concentración, así como la psicomotricidad y la precisión de movimiento coordinador con el sonido. 
  3. Llegamos a la esencia de la clase, cuando se cantan canciones que cierran el círculo de todos los elementos que hemos visto con anterioridad: melodía, armonía, ritmo… 
  4. Y finalmente se acaba con el movimiento, una actividad que por requerir mayor esfuerzo físico, dejamos para esta última etapa en la que aprovechamos el cansancio mental de los alumnos. En esta ocasión se revisan conceptos como el sentido del tempo, carácter, además de acercar a los niños a los compositores que hayamos elegido para la música reproducida. 

La forma en la que estructurar la clase y cómo distribuir cada bloque a nivel temporal, es una decisión del profesor, y por supuesto tiene que ser establecido de forma dinámica dependiendo de aspectos como el interés de los alumnos, la predisposición, el cansancio… 

Media hora no es suficiente…


Duración clases de piano

La verdad es que es un tema recurrente… Lo he hablado con infinidad de profesores y todos los padres me preguntan por ello en los inicios del curso. Y la respuesta es muy simple: “No se puede.” ¡Es que no se puede! Es imposible repasar y abarcar todos los aspectos necesarios en una clase de piano en media hora, simplemente porque no se llega. Sin embargo, en la búsqueda de lo imposible, y queriendo satisfacer a muchos padres y alumnos adultos con problemas de tiempo, he querido hacer un ejercicio público en el que buscar soluciones. Así que aquí va una lista de ideas que podrían conseguir obtener clases más condensadas e igual de atractivas desde un punto de vista educativo.

  1. Definamos los objetivos. Quizás lo primero sería fijar una serie de “mínimos” que se quiera conseguir con las clases. Estos mínimos vienen normalmente definidos por los cambios de nivel en la educación reglada (conservatorios), de tal forma que el nivel a conseguir en un curso debería ser suficiente como para poder ascender de curso en el conservatorio. Sin embargo, en ocasiones los alumnos no buscan ir acompasados con los tiempos que marca el conservatorio, por ello la clave pasaría por acordar con los padres (o con los propios alumnos en caso de ser adultos) cuál es el nivel que les gustaría adquirir a final de curso.
  2. Aprovechar el tiempo al máximo! Por otro lado, quizás sería posible tratar de exprimir los 30 minutos al máximo buscando que cada hueco y cada ejercicio consiguiese diferentes objetivos. Maximizar cada bloque de clase es por otro lado una importante labor preparatoria (por no llamrlo puzle organizativo) para el profesor, ya que hay que alcanzar el mayor número de beneficios con igual o menor número de ejercicios educativos. Aquí saldrán defensores de los diferentes métodos de enseñanza y pedagogías…
  3. Hay que trabajar en casa… Otro aspecto clave consiste en aprovechar mucho más el tiempo entre clases, esto es, el estudio diario que el alumno tiene que llevar a cabo en casa. Como profesora, acostumbro a poner bastantes “deberes” ya que me parece crítica la labor que el alumno debe realizar por si sólo. Quizás esta tarea debería reorientarse, proponiendo todavía más carga esencial para los ejercicos en casa, en vez de actuar como un repaso de lo visto en clase anteriormente.
  4. ¿Soluciones mixtas? Finalmente, algún compañero ha comentado la posibilidad de reducir las clases a 45 minutos, que es por otro lado algo que muchos alumnos proponen, sin embargo creo que pudiendo recibir una hora de clase, el término medio entre los 30 minutos y la hora no tiene mucho sentido.

Como podéis ver son sólo cinco ideas básicas que afectan al día a día de las clases, sin ambego creo que son un interesante punto de partida para investigar y promover nuevas estructuras educativas. Así que, profesores y alumnos lectores del blog, ¿qué os parece? ¿Alguna idea sobre las clases de media hora? ¿Sois partidarios?

La música y los niños con altas capacidades


La música y los niños con altas capacidades

Los niños de altas capacidades son aquellos que presentan un nivel de capacidad cognitiva que sobrepasa los valores habituales correspondientes a su edad. Se trata de niños y niñas con una llamativa aptitud y disposición a resolver cuestiones tanto creativas como intelectuales. Si bien la detección no es simple, la estadística estima que entre el 3% y el 5% de la población podría ser encuadrada dentro del también llamado concepto “superdotado“.

En lo referente a la música, son varios los padres con los que nos hemos encontrado a lo largo de los años, que buscaban apuntar a sus hijos a clases de música con la idea de alimentar la curiosidad de sus hijos por el aprendizaje de un instrumento, así como queriendo potenciar el desarrollo intelectual requerido durante su educación curricular en colegios e institutos. El tiempo y la experiencia nos ha demostrado que los resultados no pudieron ser mejores: los alumnos no sólo respondían correctamente a los estímulos generados por el aprendizaje del piano, sino que además continuaban obteniendo resultados excelentes en el colegio (en contra de lo que mucha gente opina acerca del tiempo de estudio que quita la música) y lo que es más importante, desarrollaron la faceta más creativa de su personalidad.

No es ningún descubrimiento afirmar que la música genera en el alumno una sensibilidad artística que impulsa y fortalece la creatividad. De esta forma, los padres observaban en sus hijos mayor interés en actividades manuales, una creciente inclinación por las actividades plásticas en las que jugar y expresarse a través del color y los trazos, así como un ingenio cada vez más refinado en las respuestas y soluciones a problemas cotidianos. Por otro lado, el hecho de que los estudiantes tengan actividades curriculares que requieran de estudio y esfuerzo extra, hace que (correctamente gestionado por los padres) aprendan a organizar su tiempo, entendiendo la importancia de las prioridades y descubriendo la necesidad de aprovechar cada momento. Y es que todos los profesionales coinciden en que cuando un niño es detectado superdotado y valorado positivamente (en ocasiones resulta complicada la gestión familiar del tema) lo primero que se debe hacer es ampliar sus tareas, incorporando actividades que puedan aumentar su desarrollo al máximo, obteniendo el mayor partido posible de su talento y pasión.

Así que, no lo dudéis padres, la música es un perfecto instrumento para fortalecer las capacidades intelectuales de vuestros hijos, sean superdotados o no.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies