oido_absoluto_blog_clases_de_piano

Supongo que muchos sabéis que una de las razones por las que Mozart es quien fue, eran sus dotes extraordinarias para la música, y entre ellas el famoso oído absoluto. Y como resulta ser este un tema bastante desconocido entre los no-músicos, con una especie de halo de misterio que lo rodea, hemos decidido escribir sobre ello para desmitificarlo, explicarlo, y contar alguna anécdota graciosa al respecto. Empecemos por el principio.

¿Qué es el oído absoluto?

Podríamos decir que se trata de la capacidad innata para identificar una nota musical por su nombre sin la ayuda de una referencia externa (un instrumento por ejemplo). Sí, habéis leído bien, innata ya que se nace con ella, porque en contra de algunas teorías que afirman puede adquirirse con entrenamiento, multitud de estudios demuestran que no es posible ejercitar el cerebro para conseguirlo. El caso es que se trata de una propiedad verdaderamente sorprendente que en muchas ocasiones la gente no es consciente de tener. No en el caso de los músicos, para los que resulta una herramienta super útil.

¿Son todo ventajas?

No nos engañemos, para un músico es casi como un regalo divino. Supone tener una memoria auditiva que ayuda bastante en la preparación de obras, por no hablar de la capacidad para inmediatamente identificar cuando alguien se va de tono… Pero sí que es cierto que si hubiese que poner un “pero”, podríamos hablar de ciertas incomodidades como por ejemplo:

  • Imaginad que una obra se transporta de una tonalidad a otra con el fin de poder ser tocada por otro instrumento. Pues bien, en esta situación, los músicos con oído absoluto notarán cierta frustración al entender una pérdida de esplendor en la obra por haber sido cambiada su tonalidad original. ¿Y qué tiene la tonalidad original? Bueno, en teoría un compositor elegirá aquella que haga brillar al máximo la composición.
  • Otros acusan una fatiga auditiva en conciertos al acudir como público. Vamos, que tras dos horas, su cerebro se satura del torrente de notas que su mente identifica constantemente.

¿Qué compositores tienen oído absoluto?

En la historia de la música hay grandes compositores y músicos que no tuvieron oído absoluto, por ejemplo Haydn, Wagner, Stravinski… Sin embargo otros como Beethoven, Schubert o Bach, sí que lo tenían. También en la escena Pop/Rock actual, como Michael Jackson, a quien le recuerdan estar ensayando un tema de 5 minutos perfectamente entonado durante 3 horas. O Mariah Carey, quien con tan sólo 4 años cantaba tal cual canciones que su madre escuchaba por la radio. También rockeros de pro, como Jimmy Hendrix, del que las historias cuentan que cuando estaba aprendiendo a tocar la guitarra, era tan pobre que no pudo permitirse un afinador, y entonces acudió a una tienda de instrumentos para poder tocar las cuerdas de una guitarra afinada, memorizarlo y acto seguido volver a casa para afinar la suya.

Tipos de oído absoluto

Como en todo, existen diferentes niveles:

  • Oído absoluto pasivo: serán aquellos que, siendo músicos (y por tanto tengan conocimientos de solfeo) sean capaces de identificar las notas individuales que escuchen especificando la tonalidad de la composición. Es interesante destacar que si bien habíamos comentado que uno de cada diez mil habitantes tienen oído absoluto, el ratio entre personas autistas aumenta a uno de cada veinte, lo cual no hace más que destacar la inteligencia de las personas con este trastorno. 
  • Oído absoluto activo: estos serían los que, sin tener que escuchar una nota, sean capaces de emitir un sonido correctamente identificado. Vamos, que a la voz de “dame un Do!” respondan con un perfecto “Doooo” y a la voz de “Dame un La!” entonen un perfecto “La”.
  • Oído absoluto muy fino: este es el nivel “persona con cerebro de afinador”, o lo que es lo mismo, que serían capaces de escuchar una nota e incluso apuntar las ligeras desviaciones que pueda tener. Aquí el ratio de personas con esta propiedad desciende todavía más y resulta ser bastante extraña. 

El oído absoluto, un proceso cognitivo

Otra de las curiosidades es que el oído absoluto no resulta ser una propiedad de los seres humanos. Los lobos, o los muchos pájaros cantores, disponen de oído absoluto, permitiéndoles entonar y usar sus propiedades en su día a día. Y esto es precisamente lo que hizo pensar a la comunidad científica, que el oído absoluto podría ser más bien una habilidad lingüística (y por tanto un proceso cognitivo) más que una habilidad musical. Sin embargo, existe un consenso generalizado para afirmar que sea una cuestión genética, probablemente relacionada con un gen dominante autosómico. Digamos que podría ser algo inculcado o transmitido por la predisposición y el nivel de exposición de las personas a una cultura y formación concreta.

Y vosotros, ¿tenéis oído absoluto?