Después de unas merecidas vacaciones, ya estamos de vuelta. Un año más nos toca volver a la rutina diaria de Septiembre, preparar los libros para el nuevo curso, enfrentarnos a ese nuevo proyecto que tanto hemos deseado y en definitiva recuperar el día a día que dejamos meses atrás con el inicio del verano. Y para muchos, volver a iniciar el curso es volver a las clases de piano. Resulta gratificante encontrarnos alumnos que vuelven con energía e ilusión, que nos dicen lo mucho que han echado de menos el piano desde su casa de la playa, o las ganas que tenían de volver para poder ensayar de nuevo. Nosotros creemos que es una muestra de que vosotros, los alumnos, estáis contentos con las clases. Que es muestra de lo felices que sois cuando venís a clase y os olvidáis de todo para controlar bien las dos manos 🙂 Y por eso queríamos acordarnos de vosotros, de los que hacéis posible que nosotros volvamos del verano con las pilas bien cargadas y rebosantes de energía.

Aprovechamos además para informaros de que este año todos los alumnos matriculados han renovado para el nuevo curso 2018/2019, por lo que no tendremos capacidad para recibir nuevos alumnos en este nuevo curso. Sois muchos los que nos habéis escrito y nos apena mucho responderos informándoos del cierre de matrículas, pero si recibiésemos nuevos alumnos, tendríamos menos tiempo para preparar las clases actuales, lo que iría en detrimento de su calidad. Es por ello que preferimos tener menos alumnos, pero más contentos. Y es que ya lo decimos en nuestra carta de presentación “tenemos pocos alumnos, así les damos mejor atención”. De todas formas, siempre os indicamos que en caso de seguir interesados, nos dejéis vuestro correo electrónico para que en caso de baja de algún alumno, podamos ofreceros su hueco.

¡No nos queda más que desearos una feliz vuelta de verano y esperar que hayáis descansado!