Clases de piano como propósito de año nuevo

Dejar de fumar, apuntarse al gimnasio o aprender un idioma suelen ser propósitos de nuevo año que todos nos hemos planteado alguna vez. Aprender a tocar un instrumento también suele estar en la lista de objetivos, sin embargo, a continuación os explicamos por qué tocar el piano no es un propósito más sino el inicio de un viaje que os cambiará la vida:

Aprendes un lenguaje universal.

La música es esencialmente un lenguaje que se habla en todo el mundo. No importa la cultura o el idioma, allá donde vayas la música sirve como nexo de unión, acercando pueblos y en definitiva conectando a las personas.

Fomenta el desarrollo intelectual.

Ya lo comentábamos en este post, que la música es un acelerador del desarrollo intelectual, no sólo en niños y jóvenes como mucha gente cree, sino también en adultos que requieren realizar una gimnasia mental que sirva para preservar la elasticidad del cerebro.

Incentiva tu creatividad.

No estamos diciendo nada nuevo, la música es creatividad, es improvisación, en defintiva una sensibilidad artística propia que potencia y desarolla la capacidad de crear, de innovar, de imaginar nuevas formas e ideas en las diversas facetas de la vida donde tengáis que tener un esfuerzo mental.

Mejora tu capacidad de comunicación.

Recuerda que aprender música supone aprender un nuevo idioma. Pero no sólo, tocar un instrumento supone expresar un lenguaje escrito en una partitura, dotándote de capacidad para interpretar y expresar más allá de lo que dicen las palabras, jugando con la intensidad del sonido, con gestos, silencios… Ahora traduce todo esto a la forma en la que nos comunicamos, traslada los silencios, la intensidad en el habla, la expresión corporal, ¿ves que se trata de lo mismo?

Te ayuda a trabajar en equipo.

Si los músicos se caracterizan por algo cuando nos referimos a ellos en grupo, es por su generosidad y trabajo en equipo. El hecho de tocar música con más gente, te hace entender a los demás, esperarles, escucharles, ayudarles, dejar que te ayuden ellos a ti, aprender de sus consejos, escuchar sus críticas… De nuevo, ¿no crees que el día a día es algo similar? 😉

Y ahora, ¿más convencido de que la música es un gran propósito para el nuevo año?