Duración clases de piano

La verdad es que es un tema recurrente… Lo he hablado con infinidad de profesores y todos los padres me preguntan por ello en los inicios del curso. Y la respuesta es muy simple: «No se puede.» ¡Es que no se puede! Es imposible repasar y abarcar todos los aspectos necesarios en una clase de piano en media hora, simplemente porque no se llega. Sin embargo, en la búsqueda de lo imposible, y queriendo satisfacer a muchos padres y alumnos adultos con problemas de tiempo, he querido hacer un ejercicio público en el que buscar soluciones. Así que aquí va una lista de ideas que podrían conseguir obtener clases más condensadas e igual de atractivas desde un punto de vista educativo.

  1. Definamos los objetivos. Quizás lo primero sería fijar una serie de «mínimos» que se quiera conseguir con las clases. Estos mínimos vienen normalmente definidos por los cambios de nivel en la educación reglada (conservatorios), de tal forma que el nivel a conseguir en un curso debería ser suficiente como para poder ascender de curso en el conservatorio. Sin embargo, en ocasiones los alumnos no buscan ir acompasados con los tiempos que marca el conservatorio, por ello la clave pasaría por acordar con los padres (o con los propios alumnos en caso de ser adultos) cuál es el nivel que les gustaría adquirir a final de curso.
  2. Aprovechar el tiempo al máximo! Por otro lado, quizás sería posible tratar de exprimir los 30 minutos al máximo buscando que cada hueco y cada ejercicio consiguiese diferentes objetivos. Maximizar cada bloque de clase es por otro lado una importante labor preparatoria (por no llamrlo puzle organizativo) para el profesor, ya que hay que alcanzar el mayor número de beneficios con igual o menor número de ejercicios educativos. Aquí saldrán defensores de los diferentes métodos de enseñanza y pedagogías…
  3. Hay que trabajar en casa… Otro aspecto clave consiste en aprovechar mucho más el tiempo entre clases, esto es, el estudio diario que el alumno tiene que llevar a cabo en casa. Como profesora, acostumbro a poner bastantes «deberes» ya que me parece crítica la labor que el alumno debe realizar por si sólo. Quizás esta tarea debería reorientarse, proponiendo todavía más carga esencial para los ejercicos en casa, en vez de actuar como un repaso de lo visto en clase anteriormente.
  4. ¿Soluciones mixtas? Finalmente, algún compañero ha comentado la posibilidad de reducir las clases a 45 minutos, que es por otro lado algo que muchos alumnos proponen, sin embargo creo que pudiendo recibir una hora de clase, el término medio entre los 30 minutos y la hora no tiene mucho sentido.

Como podéis ver son sólo cinco ideas básicas que afectan al día a día de las clases, sin ambego creo que son un interesante punto de partida para investigar y promover nuevas estructuras educativas. Así que, profesores y alumnos lectores del blog, ¿qué os parece? ¿Alguna idea sobre las clases de media hora? ¿Sois partidarios?